Calor

¿Te perdono? ¿La perdona? ¿Por qué? ¿Por qué dijo eso? ¿Por qué dije eso? ¿Dónde mierda dejé la moto? Por fin se acuerda, retrocede un par de cuadras, enciende otro cigarro con compulsión nerviosa, busca entre la hilera la suya. Desencadena en casco de la rueda, guarda la cadena en su mochila. Odia el centro al mediodía, la cantidad de gente, el sol que da de lleno y no hay reparo. Odia esperar una eternidad para poder arrancar, el tráfico, ir haciendo eses entre los autos, no poder ir fumando tranquilamente por tener que concentrarse en que no lo atropellen. En el semáforo tira el cigarrillo y se acomoda el casco.
No puede parar la cabeza. No puede. Van a atropellarlo de todas formas, porque su cerebro está muy lejos de Sarmiento al doscientos y le tiembla el cuerpo de rabia. ¿Contra ella? No, contra sí mismo. Todo en su cabeza son preguntas que no quiere responder. 
Siente la espalda pegajosa de transpiración, pero recién hacía frío. Está seguro de que recién hacía frío, no más de diez grados. El viento se le cuela por el cuello abierto de la chaqueta, pero él siente calor. Calor y las manos le tiemblan, ¿por qué tiritando? Dobla en Zelarrayán, piensa en si tiene los apuntes consigo. No quiere ir a la universidad, no quiere ir a ningún lado. Hace demasiado calor, aunque el sol ese de invierno medio opaco normalmente no calienta nada, pero ahora dan ganas de seguir derecho por Alem hasta la ruta e ir lo más rápido posible, para que el viento lo refresque aunque sea un poco.
Casi sin darse cuenta estaciona, se baja, otra vez ata el casco. Se acomoda la mochila, da media vuelta y se dirige hacia la entrada. Demasiado calor, quizá dentro esté prendida la ventilación, o tomar algo de agua. Siente los puños rígidos, los músculos de todo el cuerpo demasiado tensos, ese temblor que no controla. Las cosas se tornan un segundo borrosas y otra vez piensa ¿por qué le dije eso? ¿por qué perdonarla? Va a sacar un cigarrillo antes de entrar, y de pronto las cosas se tornan negras.

5 comentarios:

cheapplove dijo...

*.* quiero más de tu novela

fleew dijo...

pobre que se compre un ventilador :D

VERONIKA dijo...

"Entre ellos nunca hubo silencios incómodos, sólo silencios, y ahora él se siente como amordazado y la mira y parece que tuviera un nudo en la garganta."
Guarrrrrrrda, capaz que era parecido! Pero creo haber visto esto escrito en otro blog, si lo encuentro en el historial infinito te digo si te están choreando o no.

Lau dijo...

Siempre es un placer leer éste blog!!
Queremos más! :B

Jonessy James dijo...

lady, es un placer leerte.
muchas gracias por seguir mi blog, ya me probaré indigno de tal honor.
entretanto, voy a seguir leyendo los tuyos, que son un gustazo.

saludos

jonessy